UN GRAN PARQUE PARA TRUJILLO

Por Sofía García*, comunicadora social y urbanista

Plaza Mayor de Trujillo

A dos cuadras de la Plaza de Armas de Trujillo se encuentra el Club Libertad, sobre un terreno de 25 mil m2 que le pertenece a todos los trujillanos. La historia es la siguiente, en 1841, la “Cofradía Nuestra Señora del Rosario” cedió el terreno al Club de Tiro –que posteriormente se convirtió en el Club Li­bertad- con la condición de que luego de 150 años, el terreno fuese entregado a la Beneficencia Pública de la ciudad. Sin embargo, vencido el plazo en 1991, el Club Libertad continuó ocupando el terreno el cual se encuentra en litigio desde ese momento. Mientras el Club está solicitando la ‘prescripción adquisitiva’ de dominio del predio, la “Cofradía de Trujillanos Vigilantes” liderada por el artista Gerardo Chávez, está empeñada en recuperar el terreno y convertirlo en nada menos que un parque público para la ciudad.

Club “La Libertad”

 

Fiel al modelo de crecimiento de nuestras ciudades, Trujillo creció sin planificación y por ende sin reservar suelo para espacios públicos –lo cual limita su desarrollo. Hoy, la tercera ciudad más grande del país tiene tan solo 2.1 m2 de área pública verde por habitante (Renamu, 2015), un tercio menos que Lima y casi cinco veces menos de lo recomendado por la OMS. En este contexto, la posibilidad de crear 2.5 hectáreas nuevas de área verde –equivalente al Parque Reducto de Miraflores y casi el doble que la Plaza de Armas de Trujillo, en el corazón de la ciudad es una oportunidad única que debemos tomar.

Gracias a los nuevos instrumentos urbanos incorporados en el nuevo Reglamento de Acondicionamiento Territorial (DS.022-2016-MVCS), no existen argumentos de falta de presupuesto, ni aquellos que solo priorizan la lógica de la rentabilización del mejor y mayor uso del suelo, que impidan la implementación de un parque. Hoy, la Municipalidad de Trujillo puede no solamente generar un gran espacio público en el centro de la ciudad, sino también financiar la construcción y mantenimiento del mismo, así como otros equipamientos e infraestructura. ¿Cómo? Mediante la venta de los metros cuadrados que va a dejar de edificar –posible a través de la generación y transferencia de Derechos de Edificabilidad (DAET); a través de un mecanismo similar a este, se financió el parque lineal “High Line” de Nueva York.

“High Line” de Nueva York

El principio de los DAET es que los derechos de construcción no tienen por qué ser fijos a un terreno; esto permite que predios o edificaciones catalogadas como Patrimonio o que deseen ser usadas para fines de Espacio Público, puedan transferir la capacidad edilicia (metros cuadrados de área techada construible) que no podrán desarrollar en su mismo terreno. Para ello, se deben identificar dentro del Plan de Desarrollo Urbano de la ciudad las zonas generadoras y las zonas receptoras de estos derechos.

El 25 de agosto el Poder Judicial indicó que el Club Libertad no es propietario del predio que ocupa –aunque este apelará la decisión. Cuando el juicio acabe y el terreno sea devuelto a la ciudad, la Municipalidad Provincial tiene la oportunidad de re-pensar su centro histórico y desarrollo urbano a partir del aprovechamiento de este importante predio para el beneficio de todos los ciudadanos. El potencial no solo está en generar un espacio público que además sea financieramente sostenible, sino a su vez poder incrementar la densidad, usos y edificabilidad de las zonas vecinas –posibilidad generada al tener un equipamiento urbano como un parque. En un contexto como el peruano donde la planificación de nuestros centros urbanos ha sido un esfuerzo poco recurrente y nada glorioso, la Reconstrucción con Cambios, implementada a partir de los desastres del Fenómeno del Niño del 2017, genera el contexto ideal para proponer este ambicioso proyecto, en el marco de la revisión del Plan de Desarrollo Urbano de Trujillo.

Es tiempo de implementar sin miedo nuevos instrumentos de planificación y financiamiento urbano para el desarrollo de ciudades más sostenibles e inclusivas. Los incentivos están alineados, solo falta la voluntad política de dar el paso adelante.

 

Fuentes de las imágenes:

01 – http://www.puntoycoma.pe/coyuntura/foto-remodelacion-de-la-plaza-de-armas-de-trujillo-causa-indignacion/

02 – Diario “La Industria” de Trujillo

03 – Elaboración propia en base de imagen de google maps

04 – Fotografía: MarkLennihan

*Sofía García Núñez

Planificadora Urbana y Comunicadora Social

Investigadora del Programa Especial de Estudios Urbanos y Regionales del Departamento de Planeamiento Urbano de MIT. Magister en Urbanismo.

6 comments

  1. Nicolás Luna says:

    La municipalidad gano apenas la primera instancia de un juicio q durará por lo menos varios años en las siguientes instancias q faltan y ojo que el sustento del club libertad q es quien tiene la posecion del predio es sólido xq los linderos no están claros y correspondian a una configuración de los límites antiguos de la trama urbana q la parte de la municipalidad habría manipulado a su favor. Pero porque generar especulación con el destino final de una propiedad en litigio, el único beneficiado de esto sería para la municipalidad y Gerardo Chavez, y xq urbanistas técnicos son utilizados en este ataque mediático, no deben ser “tontos útiles” inflando un supuesto logró q no es real ni tangible, por otra parte Gerardo Chavez tiene un famoso museo de arte moderno en Trujillo y estaría pensando en mudarlo a Lima por falta de movimiento y público, la cultura en provincia es difícil de administrar, incluso aparentemente para un artista de talla internacional, Trujillo tiene áreas destinadas a cultura como el parque botánico atraz de bellas artes, hace muchos años se realizó un concurso arquitectónico y nunca se ejecutó, pasaron varias gestiones municipales y es claro q no son los mejores ejecutores, ni administradores de cultura, no pueden manejar el centro histórico, la planificación urbana, son incapaces de lidiar con los ambulantes etc., los alcaldes entran a robar y terminan siendo millonarios y no les interesa la ciudad, solo destrozar a sus opositores, y este es un claro ejemplo.

    • Sofia Garcia says:

      Hola Nicolás, gracias por tu comentario y por abrir el debate de la gestión municipal. Es cierto, uno se pregunta ¿Cómo se manejaría un parque en una ciudad que hoy tiene descuidados el resto de equipamientos culturales que mencionas? Creo que la participación ciudadana debería ser clave en la gestión de un espacio público como este. Crear un asociación de personas interesadas en la gestión, mantenimiento y preservación de los espacios públicos –que esté en permanente coordinación con la Municipalidad, ayudaría en gran medida a mantener el parque en buen estado, promover actividades culturales en él, recaudar fondos del sector privado para su mantenimiento, y que sea un espacio de convergencia de los múltiples actores de la ciudad. El ejemplo del parque en Nueva York que menciono en el artículo se gestiona de esta manera, el comité “Friends of the Highline” tiene un Directorio de personas de diferentes sectores que aportan y guían la gestión del parque; por otro lado, hay un equipo ejecutivo grande que maneja los programas culturales, los biohuertos del parque, las actividades gastronómicas que se dan en él, y otros servicios del mismo. Este es un enlace donde lo puedes ver (solo lo he podido encontrar en inglés): http://www.thehighline.org/about/staff-and-board-members . Por otro lado, si bien el terreno aún está en litigio, esto no debería frenar el debate sobre lo que ese terreno público debería ser y darle a la ciudad. La discusión sobre la necesidad de espacios públicos es necesaria, y hay que tenerla independientemente de cuánto demore el juicio. Trujillo necesita un parque y esta es una gran oportunidad! Miremos el futuro con optimismo

  2. Rosabella says:

    Sobre el parque High Line – aunque ahora los derechos de edificacion en la zona son muy valiosos y bien cotizados, el High Line uso otro sistema de financiamiento. Al ser originalmente infraestructura ferrea, se uso un sistema llamado “Rails to Trails” que se ha usado tambien en otras ciudades de estados unidos, en principio implica que deberia ser posible revertir el parque a tren de ser necesario. La estrategia que mas bien se utilizo fue argumentar que el parque elevaria dramaticamente los valores de los predios y si, llevaria a una rapida gentrificacion. Un mal necesario, pero tal vez inevitable y preferible a la demolicion o abandono prolongado. Que argumentos puede tener el Club Libertad para apropiarse de este espacio y por que se les tendria que compensar.
    Mas bien, la pregunta es que a menos que el actor privado pueda demostrar que ha realizado inversiones significativas en el espacio publico que han contribuido a la calidad de vida de la zona, y que seria bueno que se les compense, por que pretender compensar por un continuo uso privado del espacio publico? El

    • Sofia Garcia says:

      Hola Rosabella, gracias por tu comentario. Sí, es cierto, el High Line se pudo preservar en el 2005 cuando el sistema federal de trenes y rieles emitió un certificado ‘temporal de uso’ como parque. Sin embargo, no fue el programa de “Railbanking” que le dio un financiamiento directo al High Line, sino una alianza con la Alcaldía de Nueva York y un fondo llamado “Friends of the High Line” que pudo recolectar los fondos iniciales para empezar la obra. Pero, con los fondos recaudados no se iba a poder construir y mantener hacer la infraestructura requerida, y fue en ese momento cuando se usan los TDRs (transferencia de derechos edificatorios por sus siglas en inglés) para desarrollar y mantener gran parte del proyecto. Las propiedades abajo y al oeste del High Line son parte del área generadora de derechos (““High Line Transfer Corridor”) y se ha establecido las áreas receptoras de los derechos en otras zonas de la ciudad. Además, se han desarrollado otras regulaciones que otorgan derechos de edificabilidad adicional a ciertos lotes por donde se han tenido que desarrollar ascensores o escaleras que proveen acceso al High Line; y se ha creado el “High Line Improvement Fund” a donde van otras contribuciones por otros derechos adicionales entregados.

      Por otro lado, respecto a la pregunta de por qué habría que compensar al Club Libertad. Tienes toda la razón, esto no debería pasar. El argumento del artículo se basa en la primicia de que el Club deje el predio que hoy ocupa pero que sin embargo le pertenece a la Municipalidad Provincial. Solo cuando el Juez ordene ello, y el terreno pase a manos de la Municipalidad, es que se propone que el mecanismo de compensación. Así, la Municipalidad puede hacer uso de los DAET vendiendo los derechos edificatorios que dejaría de construir para hacer un parque; y esos recursos generados por la Municipalidad podrían ser reinvertidos en la construcción y mantenimiento del parque público.

  3. Daniel Oblitas says:

    Personalmente me parece genial! había escuchado rumores acerca de este proyecto y me parecía inclusive inalcanzable tal idea sabiendo como se manejan los proyectos desde la municipalidad en general dentro de nuestro país, pero ahora esto lo veo ya como una idea que va tomando forma y es aquí donde refuerzo las posturas que requieren el apoyo de la ciudadanía en general para canalizar mejor la información y fortalecerla desde las perspectiva profesional, pues es allí donde esto toma mayor fuerza. Aquí propongo primero el gran objetivo que es el de la mayor y mejor difusión, pues de nada sirve trabajar los proyectos de manera discreta cuando se trata de un beneficio social para una ciudad como Trujillo. Estoy entendiendo desde hace 5 minutos este sistema de los DAET y creo que es muy interesante. Deambulo entre el marketing, la publicidad , diseño y el arte y esto me llevó a conocer el DISEÑO SOCIAL de la mano del español Tony Puig con su libro “Marca Ciudad”
    del que les dejo un pequeño fragmento (http://tonipuig.com/assets/w-(2)-marca-ciudad-para-no-iniciados.pdf) para tener una visión de pronto más grande acerca de lo que estamos pretendiendo. Por mi parte será un gusto compartir más información y colaborar en lo que se requiera estimada Sofía.

  4. Sofia Garcia says:

    Estimado Daniel,
    Muchas gracias por tu comentario. Como dices, lo esencial es que la ciudadanía tome como suyo un proyecto como este y crea en la posibilidad real de transformar nuestras ciudades con instrumentos innovadores de gestión urbana -como los DAET. Lo primero es entender el espacio público como una necesidad primordial en el desarrollo, no solo de las ciudades, sino de las personas; pues como dice Puig -y gracias por el extracto!, el espacio público no solo eleva la calidad de vida de las personas sino que es importante per sé, pues es ahí donde nos encontramos con lo común y nos entendemos como parte de una colectividad. Lo segundo es que esa conciencia sobre la necesidad de un parque público para Trujillo se vuelva en un reclamo ciudadano que, en primer lugar presione a las autoridades para que lo vuelvan realidad, y en segundo lugar, involucre a diferentes trujillanos en la gestión del proyecto.
    Nuevamente gracias por tu comentario, tu aporte y tu disponibilidad para trabajar en estos temas que nos apasionan!

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *