Tag: Buenos Aires

JALADOS EN URBANISMO

Por Aldo Facho Dede, arquitecto urbanista

imagen 1: Lima. Barriadas y crecimiento informal.

Hace unas semanas el Banco de Desarrollo de América Latina organizó en Lima unas conferencias y conversatorios bajo el título “Ciudades con Futuro”[1], para las cuales invitó a políticos y expertos de diferentes países latinoamericanos.  Los expositores coincidieron en la importancia de apostar por un modelo de ciudad compacta y de usos mixtos, que se densifique antes que expanda en la periferia; y que apueste por sistemas de transporte público flexibles y eficientes, priorizando a las personas antes que a los autos.

Luego de participar de las mismas, salí con la sensación que no es que estemos retrasados con respecto a nuestros pares, sino que directamente estamos fuera de ruta.  Esto no sólo por las políticas de la actual gestión municipal de Lima, sino, y sobre todo, por la forma como el Gobierno Central ha venido interviniendo en el desarrollo de nuestras ciudades.

imagen 2: Medellín, Quebrada Juan Bobo. regeneración urbana en zonas vulnerables de ladera.

Empecemos por la política de vivienda del ministerio que encabeza el Dr. Carlos Bruce, quien inició su intervención exponiendo que en esta nueva gestión iba a focalizar su esfuerzo en “crear ciudades”[2], haciendo alusión al anunciado proyecto del gobierno central de crear nuevas ciudades satélite fuera de Lima.  Los diferentes expertos invitados coincidieron en el fracaso que ha significado en sus países el hecho de construir ciudades artificiales fuera de los centros urbanos para resolver el problema de la vivienda.  La explicación es clara, las urbes no generan pobreza, sino atraen esperanza, es decir, las personas buscan estar lo más cerca posible de las centralidades económicas para beneficiarse de la riqueza generada en ellas[3].  En ese sentido, experiencias exitosas como la Colombiana, han apostado por regenerar el suelo sub-aprovechado para densificarlo, generando servicios y equipamientos; interviniendo en los pueblos jóvenes para generar una nueva oferta de vivienda en las zonas más apropiadas, y liberar las zonas no aptas (cerros, quebradas, bordes de los ríos, etc.)[4]  Contrasta fuertemente la experiencia Mexicana, donde se apostó por crear nuevas ciudades, existiendo a la fecha cerca de cinco millones de viviendas abandonadas por estar lejos de los centros urbanos y no tener centralidades e infraestructuras equivalentes[5].

imagen 3: México, 5 millones de viviendas abandonadas.

Igual de jalados salimos en las políticas en movilidad urbana que se vienen impulsando desde el Ministerio de Transporte, donde se ha apostado por el Metro como modelo de transporte público para Lima.  Estas fueron indirectamente reprobadas por la mesa encabezada por el Ministro de Transporte de Argentina, Ing. Guillermo Dietrich.  Se demostró con cifras que el sistema de movilidad menos eficiente, desde un enfoque de costo/beneficio, es el Metro, y para ello se compararon las ciudades de Bogotá y Santiago.  En ambas se han construido en las últimas décadas 103km. de infraestructura, en la primera BRT (buses sobre carriles segregados), y en la segunda Metro, siendo el costo del kilómetro de la primera es entre 10 y 15 veces menor que la segunda.  En Bogotá usan transporte público el 80% de población, mientras que en Santiago los usuarios han caído del 80% al 50% luego de la implementación.

imagen 4: Bogotá, Transmilenio y bicicletas públicas.
imagen 5: Buenos Aires, Metrobus 9 de julio.

Como dato, en Lima el 75% de las personas se mueve en transporte público, de las cuales el 67% usan autobuses, combis y cousters[6]; y que con lo que nos va a costar la Línea 2 del Metro se podría haber implementado un sistema integrado de transporte público en las 12 ciudades más grandes del Perú (Ing. Luis Gutiérrez, Gestión 2014[7]).

A poco más de tres años de nuestro Bicentenario, urge discutir como Nación la forma como estamos construyendo nuestras ciudades, que en el fondo es la forma como estamos modelando a los futuros peruanos que construirán nuestro futuro.  Mientras no diseñemos nuestras políticas en vivienda y movilidad poniendo al ciudadano de a pie en el centro de la agenda, y sigamos pensando que las obras faraónicas son la solución para sus problemas, seguiremos construyendo desigualdad y fomentando la informalidad que hoy nos desborda.

 

Citas:

[1] https://www.caf.com/ciudades-con-futuro
[2] http://semanaeconomica.com/article/legal-y-politica/politica/187866-carlos-bruce-ppk-creara-ciudades-satelite-para-cubrir-el-deficit-de-viviendas/
[3] http://www.nuevarevista.net/articulos/el-triunfo-de-las-ciudades
[4] http://www.eafit.edu.co/centros/urbam/academia-investigacion/investigacion/Paginas/sistematizacion-pui.aspx
[5] http://www.elfinanciero.com.mx/archivo/las-millones-de-casas-abandonadas-en-el-pais.html
[6] http://www.limacomovamos.org/cm/wp-content/uploads/2017/04/EncuestaLimaC%C3%B3moVamos_2016.pdfhttp://rpp.pe/lima/obras/el-75-de-limenos-se-moviliza-en-transporte-publico-y-el-25-viaja-2-horas-noticia-992721[7] https://gestion.pe/economia/megaproyecto-transformacion-transporte-publico-urbano-peru-costaria-us-5751-millones-2103984

 

Fuentes imágenes:

Imagen 1: www.c1.staticflickr.com/9/8747/17061363600_f98b4768f6_b.jpg

Imagen 2: www.flickr.com/photos/jgeis/5510768436/in/photolist-9oY8sU-9oY4uy-9oUN9r-9j5rC9-9oUBWK-9oXLWy-9oYmef-9oYgCd-9oV7yx-9oUTm8-9oVnbi-a2HyzX-a2HysK-a2LrgC-2QL7Fu-2QFEqx-a2Lr9U-2QFL9e-R4FPqW-Q1whRW-Q4hzsR-QHE4VE-R4FXnh-Q1wyJY-Q1wnvq/lightbox/

Imagen 3: www.siempre.mx/wp-content/uploads/2017/04/infonavit_2.jpg

Imagen 4: www.static.rcnradio.com/wp-content/uploads/20170419072645/Eje-ambiental-Transmilenio-Colprensa-Germ%C3%A1n-Enciso.jpg

Imagen 5: www.eoi.es/blogs/agustinaperalta/files/2014/06/metrobus.jpg

¿UN TERREMOTO SALVARÁ LIMA?

Por Aldo Facho Dede, arquitecto urbanista

imagen 1: Edificios derruidos en Morelos tras el terremoto de setiembre 2017

Hace algunas semanas vimos desplomarse edificios en la ciudad de Morelos en México, producto de un sismo de grado 7,1.  Esa desgracia nos hizo recordar que somos igualmente vulnerables ante este tipo de desastres, y por unos días la prensa buscó en el COEN, INDECI y cuanto experto podía encontrar información sobre la posibilidad de un evento similar en nuestro país, y cómo afectaría nuestras urbes.  Como era de esperar, se puso en evidencia la gran vulnerabilidad de las ciudades de la costa, en especial Lima, y no tanto por la calidad del suelo, sino por el abrumador porcentaje de viviendas construidas sin ningún tipo de intermediación profesional, y por ende carentes de un diseño sismo resistente que aporte seguridad a sus habitantes.

Construir tanto en arenales como en laderas de los cerros demanda estructuras especiales que en estos casos no se han previsto, a ello se suma el hecho que, como gran parte de estos barrios son producto de invasiones, no ha habido una planificación urbana mínima que garantice el acceso de ambulancias o motobombas a las zonas altas.  Mayor peligro corren las viviendas construidas dentro de las fajas marginales de los ríos, o en las quebradas, donde se han concentrado los damnificados producto del niño costero 2017.

imagen 2: Barriadas de Lima

Hasta aquí el panorama es sombrío, pero podría significar una oportunidad para la ciudad.  Los expertos consultados han coincidido que se debe resolver con urgencia la precariedad de los barrios más vulnerables, y ello podría ser el motor para abordar la planificación urbana desde un enfoque estratégico y adaptativo: estratégico porque debiera estar estructurado mediante grandes intervenciones urbanas que aceleren los procesos de cambio, y adaptativo porque debiera trabajarse con y desde las personas, verificando el impacto de dichas intervenciones durante su proceso de implementación.  Ciudades como Medellín, San Pablo y Río de Janeiro han podido resolver estos escenarios de riesgo mediante la implementación de políticas de regeneración urbana que han permitido liberar las zonas más vulnerables, densificando las más propicias.  Esto, de la mano con políticas de vivienda social, ha permitido mantener la localía de las familias afectadas.

imagen 3: Medellín, PUi Quebrada Juan Bobo

Este enfoque se estrella con el cortoplacismo de nuestra política y la caducidad de nuestros instrumentos de planificación, hace casi treinta años que no se aprueba un Plan de Desarrollo Urbano para Lima, y eso no es simple dejadez.  Es evidente que la planificación urbana no ha sido una prioridad para los últimos alcaldes, y en gran parte debido a que los instrumentos de planificación tradicionales son demasiado abstractos y obligan a pensar en horizontes temporales que superan los cuatro años de gestión.  En ese contexto, la planificación estratégica y adaptativa abordada desde grandes proyectos urbanos permite visibilizar los resultados desde el inicio del proceso, y genera un contexto propicio para insertar cambios estructurales que beneficien el desarrollo de la ciudad.

Imagen 4: Buenos Aires, Gran Proyecto Urbano “Puerto Madero”

Estamos en el último trimestre del 2017, el niño costero vuelve a ser tema de discusión dado que nos aproximamos a un nuevo período de lluvias y no se han realizado los cambios prometidos en el marco de la reconstrucción.  Pensar en planificar y ejecutar en tan poco tiempo ha demostrado ser inviable, pero si abordamos la planificación desde el mencionado enfoque podríamos no solo resolver las urgencias, sino proponer una nueva forma de ordenar el desarrollo de nuestras ciudades.  Los mencionados “cambios”, debieran pensarse más que precediendo las obras, como consecuencia de las mismas, bajo un enfoque de planificación y de desarrollo sostenible.

 

Fuentes de las imágenes:

Imagen 1: https://img.washingtonpost.com/rf/image_1484w/2010-2019/Wires/Images/2017-09-08/Getty/844239832.jpg?t=20170517

Imagen 2: http://paisajetransversal.com/

Imagen 3: https://image.isu.pub/150526163813-a576832654d8c6eda43d9fed20ce12c0/jpg/page_1.jpg

Imagen 4: https://www.panamericanworld.com/sites/default/files/turismo_de_reuniones_buenos_aires_.jpg